22 dic. 2010

PESADILLA DIABOLICA




TITULO ORIGINAL: Burnt Offerings (1976)
DIRECTOR: Dan Curtis
GUIÓN: William F. Nolan
MÚSICA: Bob Cobert
REPARTO: Karen Black, Oliver Reed, Bette Davis, Burgess Meredith, Eileen Heckart, Lee Montgomery, Dub Taylor



SINOPSIS
El matrimonio formado por Ben y Marian, junto a su hijo David, alquilan una casa para pasar el verano fuera de la ciudad. Tras sorprenderse y ver lo impresionante que es el caseron, es entonces cuando comienzan a suceder extrañas circustancias psicologicas en el comportamiento del matrimonio, que ponen en alerta a toda la familia. Poco a poco, comprenden que la casa, aparentemente un lugar ideal, se convertira en su peor pesadilla.......










REVIEW
Película de culto que merece tener mucha mas fama y sobretodo estar mejor tratada por muchos "críticos" de cine, ya que cumple, y de que manera, con todo lo que se le puede pedir a una producción de este tipo. Destacar tambien la fotografía, la cual contiene claros oscuros magistrales creando así una atmósfera genial, pasando de claustrofóbica a luminosa, y tambien la banda sonora, inmejorable el ritmo y tension (posteriormente plagiado en slashers como Viernes 13 (1980).


Dan Curtis rodó y coescribió esta película de culto, basada en un libro de Robert Marasco, de casa encantada antes de El resplandor (1980) o Terror en Amityville (1979), cuando este cine despegaba dentro del cine de terror. Los protagonistas son excelentes: el increiblemente bueno, Oliver Reed, Karen Black (atipica por aquel entonces sexsymbol), la estupenda Bette Davis (quiza sea su ultima gran interpretacion), y destacar el cameo de Burgess Meredith (con el que gano el festival curiosamente de Sitges).


Maravilloso realizar una pelicula asi, sin efectos especiales, ni gore, ni posesiones ni demas habituales en la década de los setenta y destacar notablemente. Solo una trama llena de tension con una casa y unas excepcionales geniales interpretaciones, gran acierto, por parte de Oliver Reed y Bette Davis en concreto (para el recuerdo la increible escena que ambos protagonizan, uno de esos momentos dentro del cine de terror, sin la necesidad de mostrar nada mas que las interpretaciones increíbles por parte de los actores). Aunque la propia Karen Black queda en un segundo plano, aun realizando una gran interpretación dentro de un perfil algo menor (suficiente para sus recursos) gano el premio mejor actriz en Sitges. De todos modos, el feeling del tandem Reed-Black (la relacion matrimonial) no se puede comparar ni por asomo al tandem Reed-Davis, que encaja a la perfeccion.


Curtis consigue rodar diversas secuencias terroríficas con pocos medios pero con mucho clase y estilo propio, dado que escribió este guión sabiendo a la perfección que es lo que quería mostrar, consiguiendo un producto casi genial, casi perfecto. Destacar en ello, su comienzo (la llegada a la casa y presentacion de personajes), como las apariciones de la muerte (en forma de chofer de limusina), la escena de la piscina (cuando Reed pierde la cabeza y casi ahoga a su propio hijo, con un realismo por cierto magistral), o el atipico e impresionante alucinante desenlace final (para mi, mucho mas perfecto que el del Resplandor). Todo a un ritmo acorde, dinamico y la vez, terrorifico.


Recordar que esta joya de culto, en España fue censurada casi 11 minutos en su totalidad, una pena. De momento y gracias a internet se puede disfrutar uncut (a la espera de que las leyes españolas, no los no impidan). Por suerte disfruto de un doblaje excepcional, como por ejemplo Oliver Reed doblado por Carlos Revilla (Homer Simpson antiguo)


1 comentario:

  1. Creo que llevo unos 20 años queriendo saber cuál era ésta peli porque la vi de pequeña y me dio miedo de verdad (ahora tengo 30 y siempre me ha gustado el cine de miedo, aunque nunca me daba miedo nada).
    Por fín sé qué peli es. La única medio parecida era la de Aquella casa al lado del cementerio (o una del mismo palo)... pero noooo, era ésta la que yo quería.
    MIL MILLONES DE GRACIAS
    Por fin puedo satisfacer mi curiosidad por ver qué me dio miedo entonces

    ResponderEliminar