29 may. 2010

AL DIABLO CON EL DIABLO (1967)








TÍTULO ORIGINAL: Bedazzled
PAÍS: Gran Bretaña

DIRECTOR: Stanley Donen
GUIÓN: Peter Cook
MÚSICA: Dudley Moore
FOTOGRAFÍA: Austin Dempster

REPARTO:
Peter Cook
Dudley Moore
Raquel Welch
Eleanor Bron
Michael Bates
Barry Humphries


SINOPSIS
Stanley Moon es un joven cocinero, tímido y con baja autoestima, que está enamorado sin esperanzas de la guapa Margaret Spencer, su compañera de trabajo. Tras un fallido intento de suicidio, Stanley es visitado por George Spiggott, un desconocido caballero que le ofrece la solución a todos sus problemas: lo único que pide a cambio es que Stanley firme un contrato vendiéndole su alma. Stanley lo toma por un lunático, pero George le da pruebas convincentes de que él es, en realidad, el mismo diablo. Tras llevarlo a su "club", donde trabaja con los Siete Pecados Capitales, George obtiene el alma de Stanley a cambio de siete deseos (si un deseo no le gusta, solo tiene que sonar una "trompetilla" y éste se desvanecerá). Ahora Stanley podrá disponer del tiempo y espacio suficiente para conquistar a su amada Margaret... olvidando que el diablo nunca juega limpio.


REVIEW (por quintadimension.com)
Excelente comedia fantástica que actualiza a la Inglaterra de los años sesenta el medieval mito del anciano Fausto, quien vendió su alma al diablo a cambio de conquistar a la jovencita que ama.

En esta ocasión se trata de Stanley Moon (Dudley Moore), un joven cocinero que se siente "poca cosa" y que se enamora de la camarera Margaret Spencer (Eleanor Bron). Como un simple visitante le toca la puerta el diabólico George Spiggott (Peter Cook), quien le ofrece siete deseos a cambio de su alma. Una vez firmado el diabólico contrato, Stanley desperdicia uno a uno sus deseos, casi siempre por la tramposa intervención de George.

Lo más destacado es el personaje de George Spiggott (el diablo), quien constantemente hace burlones comentario sobre Dios y su creación. Son memorables sus relatos sobre su caída (se aburrió de alabar a Dios), cómo era el Edén ("un pantano fétido"), la omnipresencia de Dios (George, en cambio, solo es muy rápido) y la afirmación de que todo lo que le ha contado a Stanley es mentira (incluida esa afirmación). También destacan sus estrafalarios siete ayudantes, con nombres de Lujuria (Raquel Welch), Vanidad (Alba), Ira (Robert Russell), Envidia (Barry Humphries), Gula (Parnell McGarry), Avaricia (Danièle Noël) y Pereza (Howard Goorney). Simbolicamente, la tragedia de la sensual Lujuria es estar casada... con Pereza.

Stanley Moon cree ya tener asegurada la conquista de Margaret, así que no se mide en solicitar la situación favorable que él decida (graciosamente, las "palabras mágicas" que ponen en marcha los deseos son: «¡July Andrews!») Pero Stanley siempre fallará, pues casi todas las veces aparece George con una nueva identidad, dispuesto a echar a perder todo y obligando a Stanley a tocar una "trompetilla" que anule uno a uno sus deseos; con un destello, Stanley se transportará al lado de George, a quien siempre encuentra cometiendo malvadas travesuras contra la humanidad.

Esta película tuvo un remake en el año 2000, que trasladó la acción al USA contemporáneo. Sin ser mala, esa nueva versión no llegó al nivel del original de 1967.

No hay comentarios:

Publicar un comentario